Cuando la poesía es rap: Eskarnia


Canta Eskarnia que no le gustan los ojos que lleva y que no escogió los rizos de su melena. Confiesa que hizo un escarnio para ser Eskarnia, lo que la hace conocedora de burlas tenaces hechas con el propósito de afrentar. RAE dixitEsta mujer, que no es nunca de "aquí", borra la frontera en cada uno de sus cortes con su 30% labia, de rabia, y su 70% restante de agua. 
Ahora que por fin llueve en este Valle nuestro, le cantamos versos al agua como elemento de la naturaleza y vida que celebramos en este segundo encuentro poético Voces del Extremo del Valle del Jerte. Eskarnia se unirá a la celebración de tramas poéticas y de vida la tarde del domingo, 12 de noviembre en El Piornal. Nos regalará su ella misma en una noche inolvidable porque será real. Y aunque pueda doler tanta incómoda verdad, disfrutaremos de su rabia hecha honestidad a lomos de versos rimados y ritmo de rap. 

Le lanzamos un órdago en forma de preguntas y nos respondió, con detalle y reflexión, a pesar de tener una semana  de conciertos extenuante.   

¿Por qué decidiste venirte al Valle y participar en Voces del Extremo?

Me siento muy a gusto en los conciertos de pequeño formato, el componente cercanía y la proximidad del público, sentir la energía de la gente en un ambiente íntimo y de reflexión. Además del contacto con la naturaleza que para mí es muy importante en mi forma de entender vida. Me gusta el contraste con el estilo musical que utilizo, que es muy urbanita y es curioso cuándo aparece en un sitio como éste, además es un lugar dónde puedo conectar el rap y la poesía y es un ambiente que no corresponde al lugar en el que solemos situar a la cultura hip-hop que nace entre hormigón y ruido. 

¿Qué enciende tu conciencia y desata tu verso?

Cuando escribo, los pensamientos se materializan, las ideas se ordenan y cobran sentido. Me mueve el autoconocimiento, la comprensión y la transformación. El lenguaje rap, es una herramienta de predicación de ciertos valores que proponen cambios para mejorar el mundo en el que vivimos. Creo que la música es un canal muy directo que llega por sí solo y que te hace conectar y empatizar de una manera muy fuerte. En un inicio, las chispas que han encendido la conciencia y el verso han nacido de una necesidad de purificación y de la búsqueda del yo, de cuestionarme en indagar en temas que me inquietan. Creo en la fuerza del cambio a través de la música.


¿Cuál crees que es esa fuerza eskarniana que hace que tus versos y tu música lleguen?

Supongo que la fuerza jedi es la verdad. La desnudez de los versos, de los pensamientos que escribo sin pasar por ciertos filtros. También intento que se entienda y no hacer conceptos muy enrevesados. Hablo de lo cotidiano, hago descripciones y dejo un espacio a la pregunta, para que cada persona pueda entender el tema a su modo, se lo lleve a su vida y conecte con su mundo interno a través de las letras. Además el rap tiene una cualidad especial de empoderamiento, puedes decir cualquier cosa fuera del juicio, puedes decir, soy una jaguara, soy la mejor rapera, me burlo y os vacilo, por ejemplo y no sentir que estás rompiendo una norma social de comportamiento, estás haciendo rap, sabes que todo eso es un juego, que no te hace creerte mejor que nadie en realidad, pero si te hace sentirte mejor. Es una forma de crear ánimo, subir la autoestima, dar esperanza y empoderarse de una forma sana. Por otra parte hago visible el fracaso y el error, eso acerca y hace que llegue por ahí. También lo que hago me gusta mucho, desde hace muchos años es mi pasión. Y si disfruto de todo eso imagino que de alguna forma la gente lo siente y lo hace conmigo y acabamos compartiendo la fuerza, los sueños y la energía.

¿A qué público te gustaría que llegara tu música?

La idea es que llegue a cualquier persona, que sea un mensaje universal que no entienda de edades ni condiciones. También según el tema puedo focalizar en un público más concreto, lo que si sé, es que lo que escribo, o bien, busco que refuerce o planteé incógnitas a la gente que tiene un discurso claro y por otra parte que otras personas alejadas de ese diálogo puedan descubrir nuevas ideas y se planteen cosas que antes no conocían, abrir y reforzar nuevos caminos, por eso me gusta jugar con lo profano y el humor, sin olvidarme de los dobles sentidos y que sea un mensaje más poliédrico. Pero si me tengo que definir por un público, escribo para el pueblo.

 ¿Cómo hacer que la poesía se escuche más allá de los círculos de siempre?

Esto sería algo como lo que hacía Gloria Fuertes, coger una motocicleta y recorrer todos esos lugares con un montón de poesías y ganas de leerlas.

¿Y para que la mayoría de las mujeres franqueen esa puerta desconocida del hip hop y el rap?

Esto ya es algo que está empezando a ser una realidad, el trabajo ahora es muy arduo, desde recopilar información sobre las artistas de esta cultura, trasmitirla, crear redes, generar público fiel y un mercado, hacer talleres, eventos e ir creciendo en un terreno cada vez más sólido, de igual modo no solo es una lucha dentro del género musical, es una lucha que va mucho más allá y hasta que el feminismo no se instaure dentro de la normatividad social siempre vamos a tener que esforzarnos doblemente para abrir la puerta a un mundo mayoritariamente masculino en el que a la mujer como es lógico no le interesa el papel que juega y es más difícil que se introduzca y permanezca dentro de la cultura hip-hop.

Rap para seguir tejiendo tramas vivas de justicia y solidaridad. ¿Te lo crees?

Si no creo en Dios en algo tengo que creer. Y si creyera pensaría que me ha dado un mensaje que tengo que hacer llegar, un mensaje de paz, justicia y solidaridad. Paradójicamente, en todo esto hay parte de misantropía, que canalizada se convierte en amor. No voy a echar piedras sobre mi propio tejado y si miramos arriba, todas vemos el mismo cielo.
  
Poco más se puede decir, aparte de “gracias”, Elena. Gracias, Eskarnia.

Para ir abriendo boca, aquí tenéis el lujo de poder ver a Elena Casanueva, nuestra Eskarnia, en acción. Os dejamos con su último vídeo "Este monstruo" y los versos de Gloria Fuertes que inspiraron este corte:

CUANDO LA MÚSICA ES RUIDO
Cuando la música es ruido, 
cuando el amor es sexo, 
cuando la guerra sigue, 
cuando la vida es eso. 
¿Qué?
Algo de otro mundo, 
tan sólo una corriente no corriente, 
nos envía energía para poder
continuar en éste. 
Te sacude, cuando el dolor te adormece. 
Te sacude la tristeza y provoca su rechazo. 
Te recorre todo el cuerpo en un segundo, 
es una corriente no corriente, 
algo de otro mundo. 



Y si os habéis quedado con ganas, ahí va “Yo no soy de aquí”.



Comentarios

Google+ Followers

Seguidores